Claudia-Marcano-Avatar

Desde que tengo uso de razón, me ha gustado relacionarme, conocer gente, hacer amigos, acorde al momento en el que vivo.

Hace algunos años descubrí una de las mejores formas de encontrar a personas que comparten los mismos intereses, inquietudes y motivaciones: las redes sociales.

Tuve la suerte de poder registrarme en Hotmail en el año 1995, cuando aún era fácil adquirir una dirección de correo con tu nombre verdadero; sin números, sin caracteres extraños, sin “nicks”.

Recuerdo que el nombre “Hotmail” me sonaba algo extraño y llegué a dudar si hacerme un “e-mail” con esa terminación.

Fue en 1997 cuando le encontré un beneficio real: debido a la distancia que me separaba de familia y amigos (España-Venezuela) y con el ya fallecido y sustituido Messenger las comunicaciones eran en tiempo real.

No tenía que esperar a que llegara respuesta a la carta que había escrito hacía dos meses, el contacto era inmediato y desde la distancia daba clases de usabilidad a familiares y amigos para que esta comunicación se mantuviera en el tiempo. Así pude mantener la cercanía con los que estaban a miles de kilómetros.

En 1998 utilicé lo que por aquel entonces se llamaba: “Línea de amigos” para conocer gente diferente a mi entorno más cercano. No era más que una red social telefónica, pero allí conocí a una de las personas más importantes de mi vida.

Por todo lo anteriormente expuesto, he tenido la motivación suficiente para hacer este blog: las comunicaciones, las relaciones, la interactividad entre personas y actualmente entre personas y empresas son cada vez más importantes.

Esto es en lo que consiste actualmente el marketing: más que vender un producto o un servicio se trata de dar a conocer sus beneficios y virtudes a través de la experiencia compartida entre todos (o muchos).

Estudie publicidad, entonces descubrí uno de los sectores más atractivos, tanto para quien lo hace, como para quien lo recibe.

Con el nacimiento de Facebook (reconozco que al principio fui un poco reacia a formar parte de ello), se abrieron nuevas oportunidades en las comunicaciones interpersonales que, una vez dentro, me atraparon.

Desde entonces estoy en algunas de las más importantes redes sociales y me doy cuenta de que mi nombre, mi vida y mi entorno tienen un significado especial gracias a éstas.

Si te interesa conocer mi experiencia profesional, te invito a visitar mis perfiles en Linkedin y en Bebee.