¡Buenos días, Por favor, Gracias! Educación On.

¡Buenos días!

Este es un saludo que a menudo muchos olvidamos, que ya no decimos en las grandes ciudades cuando nos cruzamos con alguien o alguien llega donde estamos.

Y si el que llega nos da los buenos días, es muy posible que no sea correspondido.

¿Por qué se ha perdido esta bonita costumbre de saludar?

¿Es que la individualidad esta reñida con la buena educación mal educada?

Por favor, seamos un poco más cercanos en la vida real o como le llamemos ahora la vida 1.0. Decir por favor no nos costará dinero, pero sí seremos más cordiales, más cercanos y más humildes.

En la “vida 2.0” somos muy sociables, quizá porque, en algunos casos, evita el contacto real, en otros casos quizás porque nos interesa y en otros porque sencillamente somos así. He conocido a gente maravillosa en la web 2.0 y son exactamente igual o incluso mucho más cercanos personalmente.

vida-2-0

Gracias… porque, por poner un simple ejemplo, cuando salimos de un sitio y sujetamos la puerta a quien entra, raramente escuchamos esta bonita palabra. Parece que la venden muy cara y, lamentablemente, escasea en el vocabulario de algunas personas.

Gracias

Con esta breve introducción, simplemente quiero referirme a la comunicación, a la cordialidad, a la cercanía con las personas con las que convivimos cada día o simplemente con aquellas que nos cruzamos.

El maravilloso mundo del 2.0 premia a aquellos que son amigables, que saludan, que comparten, que aportan valor y que interactúan con otros. Te premia con visibilidad y a cambio recibes que otras personas se acerquen a ti, por mostrarte cercano y si además eres igual que en la vida real, generarás nuevas relaciones personales o profesionales.

¿Por qué no rescatamos todo esto o este comportamiento también para la vida real?

En las redes sociales somos solidarios, compartimos contenido que nos parece relevante, pero luego en la vida real no somos capaces de dar los buenos días o las gracias a quien nos sujeta la puerta en el supermercado, por ejemplo.

Independientemente de donde vivas o tu nivel económico, la educación y respeto hacia cualquier persona forman parte de la base de la convivencia. ¿Por qué no lo fomentamos más?

¡Buenos días, Por favor y Gracias! Tres palabras mágicas que nos abrirán muchas puertas y nos recompensarán con unas cuantas sonrisas.

¿Creéis que vale la pena pronunciarlas?

Para despedirme os dejo con este vídeo de Abba, ¡Gracias por la música!

Gracias por leerme 🙂

Recommended Posts